Blog

El HEMP, un alimento completo

Correo electrónico

 

En el mundo moderno, sumergido durante años en las comidas rápidas y llenadoras, la dieta del hombre sufrió terribles consecuencias afectando incluso su salud. Es por esto que, en los últimos años, se ha tratado de recuperar la importancia de una buena alimentación, completa y sana, aprovechando los recursos naturales, que en sí mismos son un alimento completo y que se tenían en el olvido, como la increíble semilla de hemp (o hempseed en inglés).

Desde la fabricación de ropa hasta la elaboración de shampoo y papel, el hemp, una variedad de cannabis sativa, ha sido una planta utilizada por miles de años para beneficio del hombre. Además de sus múltiples usos en la industria, el hemp tiene un gran valor en la dieta. Por ello, en esta ocasión nos centraremos en los beneficios que los productos de esta planta nos ofrecen, nutricionalmente hablando.

 

 

 Las semillas del hemp son una increíble fuente de alimento rica en proteínas, minerales y ácidos grasos esenciales. Son pequeños cascos fibrosos que contienen dentro a la nuez, cuyo sabor ha sido descrito como una mezcla entre nuez pecana y ajonjolí, y es utilizada en la gastronomía y en las dietas especiales.

Los productos de hemp más utilizados en la alimentación tienen extraordinarios beneficios, ¡conócelos!:

ACEITE DE HEMP

De la cáscara de la semilla del hemp, se extrae el aceite que contiene los ácidos grasos esenciales (AGE) importantes para mantener una vida saludable, como el Omega 3 y el Omega 6. Se les llama esenciales porque el cuerpo humano no los produce y por ello deben ser obtenidos de forma externa a través de la dieta.

Los ácidos grasos esenciales son críticos en todas las funciones celulares y sistemas del cuerpo. Han demostrado ser eficaces en la reducción y prevención de muchas enfermedades tales como enfermedad cardiovascular, artritis reumatoide, osteoporosis y síndrome premenstrual. Además, el aceite de hemp tiene un efecto antiinflamatorio natural y ayuda a mejorar la condición de la piel, pelo y uñas.

 

 

NUEZ DE HEMP

Las nueces de hemp (hempnuts), son las semillas del hemp SIN la cáscara y contienen hasta un 30% de proteína. Se puede dorar, moler o exprimir para crear delicias culinarias. Se aprovecha cruda, tostada u horneada y puede sustituir a casi cualquiera otra nuez utilizada en la cocina. Ésta es la forma más común en la que se consume el hemp para aprovechar sus beneficios y sabor.

 

 

HARINA DE HEMP

La harina de hemp es el bagazo resultante de la presión de la semilla para la obtención del aceite, molido finamente. Este producto no contiene gluten y sí un sabor fuerte, por lo que suele ser complemento de otro tipo de harinas como trigo, maíz y centeno. Sin embargo puede consumirse sin mezclar, lo que aumenta su sabor a nuez.


     
¿POR QUÉ CONSUMIR PRODUCTOS DE HEMP?

 

Como seguramente pudiste percatarte, el hemp es en sí un alimento completo y versátil. Por cada 100 gr, obtenemos 25% de proteína, 35% de hidratos de carbono, 35% de aceite (ácidos grasos esenciales Omega 3 y Omega 6), vitaminas A, C, D, E y del grupo B y también aporta minerales entre los que destacan calcio, fósforo y hierro.

Además, son ideales en caso de estreñimiento por su altísimo porcentaje de fibra, y es de las proteínas vegetales más digestivas.

 

La nuez entera puede ser añadida a galletas y panes, triturada a ensaladas, sopas, pastas, etc.  En harina, sirve para cualquier tipo de masa, ya sea sola o mezclada con otra harina -trigo, maíz, centeno- para preparar pizza, pasta, pasteles, galletas, panes, tortillas de maíz, tortillas de harina, bollos para hamburguesa, etc.

 

Y por último, y muy a favor de este producto, ¡no produce alergias!

Lee más en:

Terapia de detox        Dietas Personalizadas        Quantum Nutrición