Blog

¡Alerta! No toda agua simple es igual de sana

Correo electrónico

 500x400 agua

Los seres humanos estamos compuestos de agua en un aproximado de 70%. Estaría de más señalar la importancia que ésta juega en nuestro cuerpo. Sabemos que se recomienda beber alrededor de dos litros de agua simple al día; sin embargo, ¿cualquier AGUA simple es ideal? La respuesta es no, ni siquiera las aguas embotelladas tienen las mismas características entre sí.

Los seres humanos estamos compuestos de agua en un aproximado de 70%. Estaría de más señalar la importancia que ésta juega en nuestro cuerpo. Sabemos que se recomienda beber alrededor de dos litros de agua simple al día; sin embargo, ¿cualquier AGUA simple es ideal? La respuesta es no, ni siquiera las aguas embotelladas tienen las mismas características entre sí.

EL AGUA simple se considera neutra, tiene un pH de 7 aproximadamente. A pesar de que el pH del agua simple varía de una a otra, los cambios no son significativos y el impacto metabólico que esto puede ocasionar es intrascendental. Así, no es la acidificación del AGUA POTABLE lo que debe alertarnos; sin embargo, sí existen otros factores que debemos tomar en cuenta al momento de considerar qué agua beber.

1) Concentración de minerales: Esto se mide por “sólidos disueltos” en el AGUA. El agua tiene minerales alcalinos, como el sulfato, los cuales ayudan a la digestión, a la piel y al metabolismo celular en cantidades adecuadas (aproximadamente 1.5g de residuos sólidos por litro).

2) Contenido de cloruro: Es importante notar que la cantidad de calcio y magnesio que tiene el agua no es tan importante como saber si hay cloruro de magnesio y cloruro de calcio. Estos dos últimos aumentan la acidez. EL AGUA MÁS SANA tiene los niveles de cloruro más bajos.

3) Contenido de bicarbonato: El bicarbonato tiene un efecto alcalinizante, y la cantidad de bicarbonato en sangre es un indicador de que el cuerpo tiene reservas alcalinas. El AGUA MINERAL (de manantial) que tienen concentraciones altas de bicarbonato de calcio y magnesio, reducen la pérdida de calcio en huesos.

Es fundamental señalar que el exceso de minerales en el AGUA POTABLE tampoco es bueno. Cuando se consume demasiados minerales existe la posibilidad de que se generen cálculos renales o, como los conocemos generalmente, “piedras en los riñones”. Estos cúmulos de sedimentos en el cuerpo son curables; sin embargo, son muy dolorosos y graves en caso de no atenderse a tiempo.

Se podría decir, entonces, que EL AGUA contiene ingredientes invisibles y los niveles de éstos son distintos en cada una, aunque en cuanto a sabor los cambios son casi impercepribles. Esto significa que algunas son más hidratantes, purificantes y desintoxicantes que otras. Por ello, al momento de beber agua, ¡toma en cuenta estos factores antes de elegir la ideal para su consumo!