Blog

Aceite de coco

Correo electrónico

El aceite de coco es uno de los increíbles superfoods que nos dio la naturaleza; es decir, un alimento con múltiples propiedades nutricionales que lo convierte en una opción muy saludable para el consumo.

 

 

 

Debido a los daños identificados que ocasiona el consumo de aceite vegetal procesado, se ha buscado nuevas maneras de consumir grasas saludables. Así, encontramos cada vez más oferta de productos como aceite de oliva, sésamo, girasol o de coco, entre otros. Es este último en el que nos vamos a enfocar. A pesar de que probablemente hayas escuchado sobre él por esta nueva tendencia, su consumo existe desde hace mucho, y sus ventajas son aún mayores.

Sí, efectivamente es una excelente alternativa al aceite vegetal. Esto se debe a que la mayoría de los aceites al calentarse generan radicales libres, perjudiciales para la salud. En cambio, el aceite de coco es termoestable, es decir, no se convierte en grasa dañina al calentarse, como las demás grasas que frecuentemente utilizamos. Pero los beneficios de este aceite para el organismo van mucho más allá.

Hace algunos años el aceite de coco no se consideraba tan beneficioso para la salud, pues contiene grasas saturadas. Sin embargo, existen diversos tipos de grasas saturadas y, las de este producto de origen natural, no son dañinas. Los ácidos grasos de cadena media son muy distintos a los de cadena larga, en cuanto a su forma de metabolizarse como de sus propiedades. Así, los AGCM no simplemente no son dañinos, sino que incluso resultan beneficiosos para la salud.

Además de un delicioso toque tropical a coco en tus comidas, este producto, mejora tu digestión y los niveles de colesterol, fortalece las defensas, ayuda a la pérdida de peso, a la absorción de nutrientes y a la salud cardiaca, así como a mantener una piel saludable.

¿Aún no estás convencido? También es apreciado por su habilidad de matar bacterias, virus y hongos causantes de enfermedades. Uno de los usos más asombrosos que se ha descubierto en este poderoso aceite, es el de eliminar bacterias de la boca, y por ende, posibles enfermedades en tu cuerpo. Esto se realiza a través de una terapia llamada Oil Pulling, de origen ayurveda e impacto internacional.

El Oil Pulling parte de la idea de que la salud del organismo se refleja en la boca. De hecho, existen numerosos estudios que afirman que es posible determinar la salud general de una persona simplemente observando su cavidad bucal. Además, es por la boca como la mayor parte de las enfermedades atacan a las personas. Y esto tiene lógica, pues es el principal conducto que une el interior de un organismo con el exterior.

A pesar de que esta terapia se puede realizar con distintos aceites, semejantes al de coco, éste último es el favorito de muchos, tanto por sus propiedades como por su sabor. Este método, además lograr una sonrisa más atractiva y saludable, también ha mejorado enfermedades y malestares de cientos de personas. Éstos son algunos de los resultados que personas han identificado al realizar por un tiempo la terapia:

-Mejora de apariencia y salud bucal.

-Limpieza de dientes y encías.

-Efectivo contra el mal aliento.

-Mayor energía.

-Reducción de dolor de cuello y espalda.

-Se han notado mejoras en enfermedades como diabetes, colitis, hipertensión y muchas otras.

¿Cómo funciona el Oil Pulling?

La mayor parte de los microorganismos en nuestra boca se encuentran rodeados de grasa. Así, por más agua que utilicemos, muchas de éstas quedan en la boca. En cambio, el aceite funciona como imán, adhiriendo a los microorganismos a la mezcla.

Pasos

Te mostramos el proceso de la terapia de Oil Pulling con aceite de coco:

1.     En la mañana, con el estómago vacío, vierte una cucharada de aceite de coco en tu boca.

2.     Con la boca cerrada, intenta que el aceite pase por todas las superficies y orificios de tu boca, encías y dientes.

3.     Succiona y expulsa (sin abrir la boca) el aceite entre tus dientes.

4.     El proceso debe durar de 15 a 20 minutos.

5.     Escupe la mezcla, que ahora será blanquecina, en una bolsa de plástico y tírala a la basura. Debido a las numerosas bacterias adheridas al aceite, se trata de una mezcla muy tóxica. Además, la grasa puede llegar a obstruir tu lavabo.

6.     Enjuaga tu boca.

7.     Puedes (y es preferible) repetir el proceso más de una vez al día.

Aunque todas las personas tenemos organismos habitando nuestra boca, recuerda que cada quién decide qué tipo de habitantes tiene, pues no todos son dañinos. Los malos hábitos alimenticios (sobre todo el alto consumo de azúcar, carbohidratos y alimentos procesados), el alcohol y el tabaco son importantes detonadores de organismos dañinos en la boca.

Gran parte de nuestro estado de salud depende de nosotros. Procura una dieta saludable, evita todo tipo de alimentos procesados y drogas, y haz de la terapia del Oil Pulling un hábito. No tardarás en apreciar los resultados.