Blog

¿Son siempre efectivas las enzimas?

Correo electrónico

En el pasado artículo les compartimos qué son estas proteínas y la importancia que tienen en el funcionamiento de nuestro cuerpo. Sin embargo, el hecho de que estemos consumiendo enzimas, ya sea en suplementos o de manera natural, no garantiza que éstas se encuentren activas y laboren de manera óptima descomponiendo alimentos y ayudando a los procesos químicos en los múltiples sistemas de nuestro cuerpo.

Las enzimas son proteínas biológicamente activas; no obstante, existen diversos factores que determinan su actividad en distintas partes del cuerpo. En primer lugar, hemos de determinar dónde podemos encontrar enzimas. Buena noticia: las podemos hallar en una gran variedad de frutas, verduras, hongos, animales e incluso en suplementos. Ahora bien, entre los aspectos que intervienen en el que una enzima esté activa o inactiva, se encuentran los siguientes:

 

-pH: Las enzimas tienen un rango de pH entre el cual funcionan de manera adecuada. En cuanto pasa los límites, entonces se desnaturaliza y se vuelve inactiva. Asimismo, como en todo nuestro cuerpo, demasiada acidez o demasiada alcalinidad afecta el funcionamiento de nuestros sistemas. Así, si existe un desbalance de pH en el cuerpo, entonces los órganos y sistemas gastan energía en compensarlo y nuestra producción de enzimas metabólicas y su función se ven afectadas.

-Temperatura y desnaturalización de enzimas: Éste es otro factor que determina la actividad de las enzimas. De aquí deviene la importancia de consumir las frutas y verduras crudas; ya que al cocinarlas y/o procesarlas, las enzimas pierden su actividad (y, por tanto, efectividad) y se convierten en otra proteína cualquiera.

-Origen y resistencia: El origen de las enzimas también influye en su capacidad de funcionar. Así, a pesar de que el pH es decisivo en su actividad, las enzimas de origen vegetal se encuentran activas incluso en el ambiente ácido del estómago, y las que no, se encuentran “inactivas” pero su actividad continúa una vez que se hallan en un ambiente más alcalino. Existe aquí una ventaja de los suplementos de enzimas: los investigadores han desarrollado una capa protectora que les permite llegar, aún a las enzimas animales que son más vulnerables a los ambientes ácidos, a otros órganos permaneciendo inactivas, pero sin desnaturalizarlas.

No sólo importa consumir enzimas, sino verificar que éstas realicen su función. Por esta razón, es fundamental consumir alimentos naturales sin procesar y tomar en cuenta estos factores determinantes. Asimismo, los suplementos de enzimas son una gran opción, ya que su dosis, tiempo en que se consumen y composición, son específicos para que actúen de forma efectiva en el cuerpo. Con enzimas nuestros sistemas funcionan mejor, influyendo en nuestra salud, bienestar e incluso energía.

Lee más de temas relacionados con este artículo en:

Probióticos                              Emociones y alimentación                               El Hemp